viernes, 15 de noviembre de 2019 08:17
Editorial

¡VAYA PANORAMA EL QUE NOS ESPERA!

Manuel Fernando González Iglesias
Manuel Fernando González Iglesias

A Coruña, 1952


Rajoy 1


El dicho de que “si Mahoma no va a la montaña, la montaña irá a Mahoma”, vale, ahora mismo, para explicar el llamativo encuentro entre Rajoy y Rivera en busca del acuerdo perdido que se ha celebrado esta semana y que ha concluido con una propuesta, que si la aprueba la ejecutiva del PP, abriría la puerta a una sesión de investidura, en la que, todavía no hay mayoría suficiente, para que culmine en la formación de un gobierno minoritario presidido por el propio Rajoy. Entonces, a partir de ahí, hay que buscar en el refranero cristiano-parlante la otra frase que más viene a cuento, que más o menos dice que “es más fácil que el camello pase por el ojo de la aguja que el PSOE se abstenga en favor de la gobernabilidad del estado”.


Así las cosas, en las próximas semanas, vamos a ver cosas extraordinarias. Ayer ya contemplamos la primera cuando Felipe González ha celebrado como éxito propio el giro dado por Albert Rivera en busca de un acuerdo de mínimos que evite nuevas elecciones. Y si esas alabanzas del hechicero de la tribu socialista suenan a cuerno quemado en la calle Ferraz, ¡qué decir! de las que, a buen seguro, repetirá el otro ex presidencial Zapatero antes de que acabe la semana, o, tal vez, las de un Alfonso Guerra todavía asombrado por la falta de sentido común de su primer secretario que no sabe contar los escaños que tienen los unos y los otros. O las de, ¡vaya Vd. a saber! de alguna figura económica próxima a Sánchez que, agobiada por bancos y empresarios para los que siempre ha trabajado, se salga de la ortodoxia pactada, y diga ya en voz alta lo que es un secreto a voces: “váyanse con el no a otra parte”, que el país es más importante que la carrera política del primer secretario del PSOE e incluso que la de la señora Presidenta de Andalucía.


Así que,con un pacto de izquierdas imposible, solo hay dos salidas razonables: O dejar que el PP gobierne muy condicionado en una legislatura corta de dos años aproximadamente, o votar en unas terceras elecciones muy contestadas en la calle por el insufrible aburrimiento de los electores y también por los resultados que se produzcan en Galicia y Euskadi, donde los socialistas, con un No en la boca, podrían llegar a ser el “eslabón perdido para la gobernabilidad” que buscan los Podemitas con sus mareas gallegas, pero también los jerarcas del PNV si los de Podemos y sus afluentes abertzales son los más votados entre los vascos. ¡Vaya panorama el que nos espera! 

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil