lunes, 23 de octubre de 2017 22:49
Opinión

Hoy nos ha dejado Josep Maria Bachs

Agustín Rodríguez Mas
Agustín Rodríguez Mas
Dirección de comunicación y Relaciones Institucionales

Tenía solo 70 años. Era un hombre joven y vital de una creatividad pasmosa y con una capacidad para innovar propia de alguien que conjuga su seriedad con su claridad para ver lo que gustaba a la gente.

Tenía solo 70 años. Era un hombre joven y vital de una creatividad pasmosa y con una capacidad para innovar propia de alguien que conjuga su seriedad con su claridad para ver lo que gustaba a la gente. Más allá de su impacto televisivo que se empezó a construir en el Filiprim más auténtico de los inicios de TV3 allá por el año 1985 y que es conocido por muchos de nuestros lectores porque es lo que le dio la popularidad también fue un hombre eminentemente de radio en la que nació, se formó y creció.

Bachs formó parte de la generación de Radio Juventud en la que destacaron hombres como Jose Maria Pallardó, Jordi Estadella, Juan Comellas, Maribel Alvarez o Agustín Rodriguez por citar algunas de las voces que en los años 60 y 70 eran grandes creadores a la par que auténticos rompedores de los moldes tradicionales que hasta entonces sonaba en la radio española. En aquellos tiempos la radio en Barcelona sonaba diferente al resto de España y los experimentos y los nuevos inventos radiofónicos que hoy escuchamos son creaciones mejoradas de aquellos tiempos.

Programas como "Quisicosas" del que fue presentador representaron un brote de libertad y de creatividad que luego fueron copiados por algunos seguidores y alumnos que se formaron ante los micrófonos de la emisora de la calle Zaragoza y luego de la Vía Augusta de Barcelona.

Recuerdo en las muchas visitas que efectuaba junto a mi padre a la mítica emisora quedarme embobado viendo los programas en directo que ya por aquel entonces rebosaban ritmo y locura a ambos lados de la pecera. Desde el punto de vista técnico eran programas con un ritmo enloquecedor y desde el punto de vista de contenidos rebosaban rapidez, originalidad, sentido del humor y acidez.

Bachs se identificó en su primera etapa televisiva con su bigote pero nunca llevó bigote. Era postizo. Era uno de los guiños a Groucho Marx. Y seguramente le servía para disimular su timidez e incluso su seriedad. Ahora desde el cielo estoy seguro que se sentará con los compañeros que estuvieron con el en la radio y empezarán a enseñar lo que fue una de las etapas más brillantes de la radio en este país.

Así que "La Paradeta" podrá seguir abierta y a lo mejor hasta nos contagian desde allí arriba su sentido del humor, que falta nos hace. Descansa en paz maestro.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil