viernes, 22 de septiembre de 2017 06:30
Opinión

El arte de manipular datos como arma comercial

Pau Llambi
Pau Llambi

Ordenador


A día de hoy estamos en una etapa de grandes avances con las nuevas tecnologías y con el mundo digital en general. Ahora mismo, nos encontramos con las siguientes tendencias:


- El comercio electrónico no deja de subir.


- Hay un % muy elevado de la población que usa un Smartphone.


- Las redes sociales se han consolidado como parte de nuestro día a día.


- Todos los medios de comunicación han digitalizado su actividad para poder seguir informando sobre cualquier noticia.


Las nuevas tecnologías son algo del momento y accesibles a casi cualquier persona. Y como en cualquier otro ámbito, se pueden utilizar de forma correcta o de forma poco ética.


Seguramente, el factor más relevante del mundo digital, es la gran cantidad de datos que tenemos a nuestro alcance y que se pueden analizar. Y cómo pasa en el mundo de las finanzas también, todo lo que se puede analizar, se puede manipular.

Como consecuencia, todos estos datos digitales, se pueden alterar para poder fomentar ciertos intereses comerciales, o de negocio. Sin ir más lejos, veamos en detalle aquí un ejemplo:


"'Crónica global' se convierte en el cuarto digital catalán por lectores"


Una práctica habitual en los medios de comunicación es auditar de forma seria las audiencias para poder garantizar a sus anunciantes, una correcta repercusión mediática y así fijar un precio justo para la marca o empresa que paga dicho anuncio.


En España, ya hay instituciones como OJD por ejemplo que se dedican a ello desde hace más de 20 años. De esta forma es como se debe auditar las audiencias reales y así es como se debería competir en el mercado de la publicidad digital.


Por otro lado, tenemos otras páginas como puede ser Similar web o Alexa que hacen estimaciones de tráfico para cualquier página que esté online. Este tipo de plataformas lo que hacen es que ofrecen sistemas de medición de pago y al tener muchas páginas registradas, les permite hacer estimaciones del "posible tráfico" que tienen el resto de páginas web. Por otro lado, tienen funciones gratuitas, que suelen ser extensiones de un navegador que al ser instaladas, permiten contar visitas hacia ciertas páginas.


¿Cuál es el peligro de este tipo de plataformas?


Aquí podemos definir dos peligros que no deberíamos pasar por alto:


- Dichas estimaciones no son en ningún caso fiables: Los datos que se pueden sacar de aquí, no son fiables porque no se puede auditar una página a menos que haya un código de seguimiento insertado en la misma. Es así como lo hace google analytcis por ejemplo. Se tiene que poder entrar y contar visitas desde propio código. Sino, es prácticamente imposible acertar.


- Estas plataformas son altamente manipulables: Hay muchas personas que no saben que se puede comprar tráfico ilegítimo en internet. Esto son Bots (robots) que continuamente pueden estar visitando una misma página. Esto genera un movimiento en la página que recogen este programa. Con esto, y pagando poco dinero, podemos llegar a alcanzar el tráfico que queramos.



Veamos un ejemplo de una de estas páginas:




Una vez ya obtenida esta información, cualquier medio de comunicación, puede hacer lo siguiente: comprar tráfico, hinchar sus cifras y engañar a sus anunciantes. Esto es posible con un programa que no audita a "ciencia cierta" este portal. Sil hace con una plataforma que sí inserta un código de seguimiento y sabe identificar "tráfico comprado" no hay este problema.


¿Qué conclusiones podemos extraer de todo esto?


Viendo este contexto, en verdad, todos estamos un poco más desprotegidos:


- Los anunciantes deberán estar un poco más al día de este tipo de prácticas para no ser engañados. Hay que pedir cifras de audiencias auditadas correctamente.


- Los periódicos deberían ser más honestos y no publicar audiencias que no sean legítimas porque pueden estar manipulando las cifras en su beneficio.


En verdad, con todo esto, perdemos todos:


- Los lectores pueden ver cómo desaparecen medios de comunicación honestos que sí hacen bien su trabajo en beneficio de otros que hacen "trampas".


- Los anunciantes pueden estar pagando mucho más por una publicidad que seguramente no tendrá el retorno esperado.


- Los periódicos de "dudosa ética" se engañan a sí mismos. Tarde o temprano, los anunciantes medirá mejor sus resultados y retirarán la confianza a este tipo de medios, perjudicando a mucha más gente.


Para mí, el mensaje es claro, juguemos limpio porque entre todos nos jugamos la credibilidad de la publicidad digital. Si la inversión baja por malas prácticas, no habrá negocio para nadie.


La conclusión más importante: NO es ético, publicar cifras de tráfico no auditadas en beneficio comercial porque estamos engañando a los anunciantes y perjudicando al resto de compañeros de profesión.


COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil