viernes, 15 de diciembre de 2017 22:50
Opinión

TIEMPOS SOCIALISTAS CONVULSOS

José Miguel Villarroya
José Miguel Villarroya

Gestorapsoe 2


Las aguas bajan turbias y los cielos están negros y encapotados en el panorama socialista, crisis en las relaciones entre el PSOE y el PSC, militantes que piden tener voz y voto en las decisiones importantes, amenazas de expulsión de diputados díscolos, y una abstención al PP que pocos entienden. El problema es que no tiene visos de mejorar.


El futuro del socialismo español y catalán es muy negro, soy pesimista, y como buen pesimista soy un realista bien informado; porque el problema no es sólo una abstención a Rajoy (con la gravedad que eso supone) si no que no existe ningún tipo de proyecto que defina y marque hacía donde se quiere ir.

Ante la crisis que sufre la socialdemocracia europea el PSOE podía elegir el camino del Partido Laborista Británico con Jeremy Corbyn, dejando atrás las veleidades neocom de Blair y crear un proyecto alternativo e ilusionante, muchos jóvenes se están afiliando al partido, o seguir la senda del SPD, es decir intentar mantener el status quo e ir muriendo lentamente elección tras elección. Se eligió esta última, pero como no somos alemanes, aquí nos sumimos en el esperpento y el ridículo para terminar pronto y mal.


De otro modo no puede entenderse que se amenace con romper la unidad con el PSC, si no es el caos en el que se encuentra sumido el PSOE hace tiempo. Razones ha habido antes, y más graves, para haber provocado la misma, pero que se plantee con un mínimo de seriedad por la abstención a Mariano Rajoy, es simplemente incomprensible.


Hace tiempo que sostengo que al PSOE le hace falta un Francisco Largo Caballero, pero por desgracia no tenemos ni a un Julián Besteiro. El solar del que habla la gestora no es más que un erial ideológico, plagado las más de las veces de mediocridad e intereses particulares.


Escribía Largo Caballero: “El buen socialista no habla ni escribe para halagar a la clase obrera, sino para convencerla, exponiéndole la verdad, aunque no le guste”. Creo que, en estos momentos, quienes necesitan que les digan la verdad no es la clase obrera, si no los dirigentes socialistas.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil