miércoles, 21 de noviembre de 2018 04:45
Sociedad

Por qué nadar da más hambre que otro tipo de ejercicio físico

|

Nadadora


Todos hemos oído alguna vez que se supone que no debes nadar justo después de comer -lo cual es un mito, por cierto-. Pero, ¿te has preguntado alguna vez por qué estás más hambriento después de nadar en comparación al hambre que sientes después de correr o andar en bicicleta? 


Pues resulta que hay una razón científica, y podría beneficiar a los nadadores a largo plazo.


FRÍO IGUAL A CALORÍAS


Aunque puede parecer que nadar simplemente quema más calorías que otros ejercicios, lo cual podría explicar el aumento del apetito, ese no es el caso. Según 'Harvard Health Publications', nadar, correr y andar en bicicleta queman más o menos las mismas calorías.


Pero un estudio realizado en 2005 por la Universidad de Florida proporcionó una pista importante de por qué te comerías un elefante cuando sales de la piscina: 


La gente tiende a comer más calorías después de hacer ejercicio en agua fría que en agua tibia. 


En el estudio, los estudiantes que se ejercitaron en agua fría consumieron un 44 por ciento más calorías que los que se ejercitaron en agua tibia. 


El hecho de nadar en una piscina te hace sentir más frío que hacer ejercicio al aire libre y esta podría ser la causa de tu aumento del apetito. 


Según el coautor Rudolph H. Dressendorfer, esto podría deberse a que el frío contrae los vasos sanguíneos, lo que puede impedir la liberación de hormonas que normalmente te harían tener menos hambre -similar a la razón por la que un animal come más cuando se prepara para la hibernar-.


Naddor en piscina


LA GRASA COMO VENTAJA


No sólo los nadadores ocasionales se sienten más hambrientos. Los atletas también se mueren de hambre después de los entrenamientos de natación.


De hecho, los estudios han demostrado que los nadadores universitarios tienen niveles de grasa corporal más altos que sus homólogos corredores. Parece poco probable que esto se deba a que los nadadores se preocupen menos por sus dietas que los corredores. Hay algo más que influye.


Podría ser que la grasa corporal les da a los nadadores una ventaja. Más grasa corporal hace que las curvas sean más suaves, lo que proporciona menos resistencia en el agua.


La grasa también es menos densa que el músculo, lo que le da más flotabilidad y ayuda a mantener a flote el cuerpo de los nadadores.


¿Pero qué pasa con el resto de los mortales? No hay razón para alejarse de la piscina, incluso si tu meta es perder peso. Los ejercícios aeróbicos acuáticos son particularmente efectivos para aquellos que tienen sobrepeso y están acostumbrados a estilos de vida sedentarios, ya que son menos agresivos para las articulaciones que para correr.


Si estás buscando perder peso a través del ejercicio, hay algunas opciones para asegurarse de que lo estás haciendo es efectivo. 


Podrías simplemente nadar para divertirte y hacer bicicleta o elíptica para un entrenamiento cardiovascular real. También podrías hacer caminata a buen ritmo después de nadar para elevar la temperatura de tu cuerpo antes de tomar comer después del ejercicio.


En cualquier caso, es una buena idea tener a mano alimentos saludables con bajo contenido de calorías. 

relacionada La procedencia de las calorías es más importante que la cantidad
relacionada 5 trucos fáciles para aumentar tu metabolismo

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil