sábado, 22 de septiembre de 2018 15:30
Sociedad

La Iglesia Católica se preocupa por los millennials: así los describen

|

Gianfranco Ravasi


El presidente del Consejo Pontificio para la Cultura, el cardenal Gianfranco Ravasi, ha alertado este lunes de la existencia, sobre todo en la generación millennial y nativa digital, de una sociedad que tiende al narcisismo y es autorreferencial y que se refleja en síbolos como los 'seflies' y los auriculares.


Ravasi ha sido el encargado de impartir la ponencia inaugural este lunes durante la apertura de la Asamblea Mundial de universidades jesuitas que ha tenido lugar en el paraninfo de la Universidad de Deusto, bajo la presidencia del rey Felipe VI.


Ravasi ha señalado, en relación a los cambios culturales, que están incidiendo de forma especial en el terreno de la antropología, sobre todo la juvenil de la generación milenial y nativa digital. Para Ravasi, el fenómeno del "yo fragmentado", junto al "predominio de las emociones, lo inmediato y más gratificante, unido a la acumulación "de cosas más que la profundización de los significados", está llevando a "una sociedad que apaga los grandes deseos y elude los proyectos de mayor aliento".


"La vida personal, incluso saciada de consumos y derroches, está vacía, desvaída y tal vez hasta extinguida espiritualmente. Florece entonces el narcisismo y la autorreferencialdiad que tiene emblemas simbólicos como el 'selfie', los auriculares o la manada homologada, la discoteca y la exterioridad corpórea".


Ravasi ha alertado de que esas tendencias incluyen, asimismo, una "deriva antitética en forma de fenómenos como el rechazo radical ilustrado por la protesta por la protesta, el brutal bullying o la violencia verbal e icónica de las redes sociales".


El nuevo modelo de sociedad destaca por la "prevalencia de la técnica (la tecnocracia) sobre la Ciencia, por el dominio de la finanza sobre la economía; por el aumento de capital más que la inversión productiva y laboral; e, incluso "en el exceso religioso devocional que enflaquece antes que alimentar la fe auténtica".


En su comparecencia, el purpurado ha advertido contra los riesgos de una sociedad dominada por una infoesfera "totalizante" y un modelo sociocultural dominado por el "apateísmo" que mezcla "apatía religiosa e indiferencia moral donde la existencia o no de Dios resulta del todo irrelevante".


Así, la ponencia, titulada 'Los nuevos paradigmas socio-culturales y el rol de la Universidad Jesuitas' ha versado en torno a los principales cambios que, a juicio del prelado, están teniendo lugar en la sociedad actual en el terreno cultural, la Ciencia y la Ética y la comunicación de masas, a través de aspectos como "el multiculturalismo frente a un concepto dinámico de interculturalidad, la posverdad o el secularismo".


ESPIRITUALIDAD


El cardenal Ravasi ha aludido, en su intervención, a lo que ha definido como "apateísmo" que mezcla apatía religiosa e indiferencia moral y desde el que "se tiende a reducir la fe y la iglesia al ámbito de lo privado e íntimo". En la práctica, ha proseguido, "se avala la concepción según la cual la religiosidad es sólo una espiritualidad interior y personal".


Sin embargo, el presidente del Consejo Pontificio de la Cultura ha subrayado que constatar estos cambios de paradigmas socioculturales "no debe ser nunca un acto de mero desprecio".


La ponencia ha puesto a continuación el acento en la ciencia contemporánea que "lanza nuevos desafíos a la antropología" en tres ámbitos: "la genética y la manipulación del AND, las ciencias neurocognitivas y la Inteligencia Artificial".


El prelado italiano no ha negado la consecuencia "positiva" que estos avances han producido en terrenos como la medicina o la economía, pero ha llamado la atención sobre la "posibilidad de desequilibrios sociales, que no se pueden excluir con un optimismo ingenuo, sobre todo si se configura una clase privilegiada que agrupa, a quienes idean, programan y poseen las nuevas máquinas".


En ese punto se ha preguntado "qué valores morales pueden ser programados en los algoritmos de las máquinas pensantes?", lo que, a su juicio, "sin solución de continuidad, nos conduce a un horizonte impresionante y delicado".


Finalmente ha abordado los cambios que en la comunicación de masas y ha introducido el predominio de internet y lo digital. Esta realidad ha derivado en un ambiente "total, global inmerso en una atmósfera que es imposible no respirar, ni siquiera por quien se engaña creyendo que se puede escapar de ella".


La infoesfera actual ha alumbrado "un modelo antropológico inédito cuyos rasgos son decretados por esta realidad omnicomprensiva de la cual Internet es el estandarte imperante". Ha llamado a no engañarse porque, inmersos en este ambiente, "es cada vez más difícil e insensato adoptar el rechazo apocalíptico pero, sin embargo, es necesario ser sensibles y críticamente vigilantes para no devenir en 'info-obesos' por vicios comunicativos que exigen cautela y juicios críticos", ha remarcado.


CANASTA DE INFORMACIONES


En su ponencia, Ravasi ha aludido a su vez a la multiplicación exponencial de datos que altera la jerarquía de valores y se pierden las verdades reducidas a una baraja de opiniones variables en la inmensa canasta de informaciones".


A partir de ahí, "es la autoridad potente y preponderante, y no la verdad objetiva, la que determina las ideas, el pensamiento, las decisiones y el comportamiento y obtiene más espacio y eficacia desde la que crea 'las verdades' tipo fake news".


Finalmente, Ravasi ha alertado de la "aparente democratización" de la comunicación que han traído internet y las redes sociales que, bajo la "desregulación impuesta por la globalización informática con apariencia de pluralismo, esconde en realidad una sutil operación de homologación y control".


En relación al fenómeno de la 'virtualidad', el prelado ha puesto el acento en la "paradoja" de vivir "el efecto de ir moviéndose hacia la realidad virtual y hacia mundos mediáticos" que "nos han llevado hacia "la separación los unos de los otros y a la muerte del diálogo vivo y directo en la aldea".

relacionada Los millennials pierden la virginidad mucho más tarde que sus padres
relacionada Para los millennials, tener hijos o trabajo estable es más una ficción que una posibilidad real

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil