martes, 14 de julio de 2020 05:21
Internacional

Las seis claves para el mundo que vendrá después del Covid-19

|

International Crisis Group, una organización sin ánimo de lucro con sede en Nueva York, ha realizado un informe donde alertan sobre los cambios que puede haber en la sociedad por la llegada de la pandemia global del coronavirus. La institución ha hecho una lista con seis claves a tener en cuenta en los próximos meses: 


Nasa Q1p7bh3SHj8 unsplash (1)



1 - La fragilidad de las poblaciones afectadas por conflictos


Es probable que las poblaciones de los países afectados por el conflicto, estén en guerra o sufriendo sus secuelas, sean especialmente vulnerables a brotes de esta enfermedad En muchos casos, la guerra o los disturbios prolongados, especialmente cuando se agrava por la mala gestión, la corrupción o las sanciones extranjeras, han dejado a los sistemas nacionales de salud profundamente mal preparados para el Covid-19. 


2 - Daño a los mecanismos internacionales de gestión de crisis y resolución de conflictos


Una razón por la cual es probable que las poblaciones de refugiados y desplazados internos sean especialmente vulnerables a COVID-19 es que la enfermedad podría debilitar severamente la capacidad de las instituciones internacionales para atender las áreas afectadas por el conflicto. La OMS y otros funcionarios internacionales temen que las restricciones asociadas con la enfermedad dificulten las cadenas de suministro humanitarias. Pero las agencias humanitarias no son las únicas partes del sistema multilateral bajo presión debido a la pandemia, que también es probable que frene la paz.


Las restricciones de viaje han comenzado a pesar en los esfuerzos de mediación internacional. A los enviados de las Naciones Unidas que trabajan en el Medio Oriente se les ha impedido viajar hacia y dentro de la región debido al cierre de aeropuertos. Las organizaciones regionales han suspendido las iniciativas diplomáticas en áreas que van desde el Cáucaso meridional hasta África occidental, mientras que el enviado del Grupo de contacto internacional sobre Venezuela, un grupo de estados europeos y latinoamericanos que buscan una solución diplomática a la crisis en el país, tuvo que cancelar un viaje ya retrasado a Caracas a principios de marzo por razones relacionadas con Covid-19. 


3 - Riesgos para el orden social


El coronavirus podría ejercer una gran presión sobre las sociedades y los sistemas políticos, abonando el terreno para nuevos brotes de violencia. A corto plazo, es probable que la amenaza de enfermedad actúe como un elemento disuasorio de los disturbios populares, ya que los manifestantes evitan grandes reuniones. 


El surgimiento de Covid-19 en China precipitó una disminución de las protestas contra Pekín en Hong Kong. También ha reducido el número de manifestantes que salen a las calles de Argelia para desafiar la corrupción gubernamental. La oposición rusa aceptó las medidas aplicadas por Putin, aparentemente justificadas por razones de salud, para bloquear las protestas en contra de la modificación de la Constitución para alargar su mandato. 


4 - Explotación política de la crisis


En el contexto de una pandemia global, hay mucho margen para que los líderes políticos traten de sacar provecho, ya sea para consolidar sus intereses nacionales o en el extranjero. A corto plazo, muchos gobiernos parecen confundidos por la velocidad, el alcance y el peligro del brote y, en algunos casos, la enfermedad ha infectado a las élites políticas. 


Un brote en la capital de Brasil, Brasilia, ha enfermado a un gran número de funcionarios y políticos. En Irán, ha habido docenas de casos entre altos funcionarios y parlamentarios. En Burkina Faso, donde el gobierno ya está luchando con el colapso de la autoridad estatal en algunas partes del país, una serie de casos ha afectado a los miembros del gabinete. El primer vicepresidente del parlamento fue la primera víctima mortal registrada en África subsahariana.


Sin embargo, a medida que avanza la crisis, algunos líderes podrían aplicar medidas restrictivas que tengan sentido para la salud pública y luego extenderlas sin motivo con la esperanza de aplastar la disidencia. Dichas medidas podrían incluir prohibiciones indefinidas en grandes reuniones públicas para evitar protestas públicas.


5 - Cambio de orden mundial


Los efectos potenciales coronavirus se ven magnificados por el hecho de que el sistema global ya estaba mutando. La situación en el presente es muy distinta que la de otras crisis internacionales relativamente recientes. Cuando el colapso financiero provocó una recesión económica mundial en 2008, Estados Unidos aún tenía suficiente influencia para dar forma a la respuesta internacional a través del G20. En 2014, EE. UU. lideró una respuesta multilateral tardía a la crisis del ébola en África occidental, ayudada por países que van desde el Reino Unido y Francia hasta China y Cuba. 


Hoy, Estados Unidos, cuya influencia internacional ya se había debilitado considerablemente, ha fracasado en su respuesta interna a la crisis del coronavirus, convirtiéndose en uno de los principales focos de la infección. Tampoco ha logrado reunir a otras naciones en su proyecto anticrisis y, en general, ha generado malestar en la comunidad internacional. Donald Trump no sólo ha insistido en señalar los orígenes chinos de la enfermedad, sino que también ha criticado a la UE por las duras medidas de contención.


China, por el contrario, después de tener que hacer frente a las consecuencias del brote inicial, ahora ve en esta crisis de salud una oportunidad para ganar influencia sobre otros estados a través de gestos humanitarios. Por ejemplo, China ha acelerado su maquinaria diplomática para posicionarse como líder de la respuesta internacional a posibles brotes generalizados de Covid-19 en el continente africano.


6 - Una oportunidad para resolver conflictos


Si bien las señales de advertencia asociadas con coronavirus son significativas, también hay destellos de esperanza. La magnitud del brote da la oporunidad de mostrar actitudes cercanas entre rivales. Los Emiratos Árabes Unidos, por ejemplo, transportaron más de 30 toneladas de ayuda humanitaria a Irán para tratar la enfermedad (en cambio, Bahrein aprovechó la oportunidad para acusar a la República Islámica de "agresión biológica"). 


Los estados con relaciones más estrechas con Irán, incluidos Kuwait y Qatar, también han ofrecido asistencia. El presidente Trump le escribió al líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, expresando su voluntad de ayudar a Pyongyang a enfrentar la enfermedad, recibiendo agradecimiento por respuesta. 


A pesar de cerrar su frontera con Venezuela, el Gobierno colombiano ha tenido su primer contacto oficial con Caracas en más de un año a causa de la teleconferencia mediada por la Organización Panamericana de la Salud para discutir una respuesta conjunta contra el coronavirus.


Otros dos ejemplos: en el Cáucaso, Estados Unidos envió sus primeros auxilios a la región secesionista georgiana de Abjasia en más de una década para ayudar a contrarrestar Covid-19, a pesar de que las autoridades de Abjasia son muy cercanas a Moscú. En Filipinas, el presidente Rodrigo Duterte, conocido por sus medidas extremadamente violentas, anunció un alto el fuego unilateral de un mes con los rebeldes comunistas. 





relacionada La prensa británica se pregunta por qué España ha actuado "tan mal" contra el coronavirus
relacionada Los estadounidenses compran más armas que en cualquier crisis registrada anteriormente

COMENTAR

Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil