martes, 20 de octubre de 2020 13:21
Sociedad

​La brecha salarial afecta en mayor medida a las mujeres cuando llegan a la jubilación

|

Un informe publicado por el Observatorio Social de La Caixa titulado 'Análisis de las necesidades sociales de hombres y mujeres' ha vuelto a poner de manifiesto la enorme diferencia que todavía persiste en nuestro país respecto al salario que perciben mujeres y hombres por trabajos similares, la conocida como brecha salarial.


Mujer trabajo brecha salarial vejez mujer trabajadora


Uno de los datos aportados por el informe que genera mayor preocupación es el hecho de que esta brecha salarial afecta a las mujeres especialmente cuando llega la edad de jubilación. Esa diferencia provoca una mayor vulnerabilidad y dependencia económica en las mujeres mayores de 65 años y afecta a su calidad de vida.


Esta diferencia se manifiesta especialmente en la "distinta cobertura de las necesidades de hombres y mujeres, manifestadas en distintas dimensiones, como el bienestar económico y material, el empleo, el acceso a una vivienda digna o la educación, entre otras", señala el informe.


El informe analiza varios de los aspectos que ayudan a dar una idea de la realidad que se vive en nuestro país: bienestar económico y material, trabajo, vivienda, salud y educación.


En primer lugar, el estudio analiza la situación en que se encuentran en España las necesidades sociales de mujeres y hombres en diversos apartados. Respecto a la falta de autonomía provocada por las bajas remuneraciones económicas, el 33,2 % de las mujeres mayores de 25 años no tienen ingresos o estos están por debajo del IPREM, que actualmente está en 537,84 euros mensuales. Este porcentaje se reduce al 14,2 % en el caso de los hombres.


Esto provoca que  muchas mujeres se encuentren en una situación de vulnerabilidad económica, aunque en este caso el porcentaje de mujeres y hombres en esta posición tiende a igualarse. Así, el 33,9 % de las mujeres viven en hogares con ingresos inferiores al 75 % del ingreso medio, porcentaje que baja hasta el 31,9 % en el caso de los hombres.

Grafico 1   La Caixa

Un punto en el que la realidad de las mujeres es mucho mejor que la de los hombres es en el porcentaje de abandono escolar entre los 18 y los 24 años, es decir, en periodo universitario. Si en los hombres este se sitúa en el 22,1 %, en las mujeres se reduce hasta el 14,4 %.


Respecto a la vivienda, la sobrecarga en el coste, es decir en aquellas familias en las que se dedica más del 30 % de los ingresos a los gastos en vivienda, es superior en el caso de familias que dependen de las mujeres (23,5 %) que en las que dependen de los hombres (19,7 %). Sin embargo, es ligeramente superior el porcentaje de viviendas en las que existen malas condiciones de vida (goteras, humedades, escasez de luz, carencia de ducha, baño o inodoro, etc.) que son ocupadas por hombres (19 %) que las que son ocupadas por mujeres (18,8 %).


ANÁLISIS DE LA VULNERABILIDAD


Una de las conclusiones más relevantes del estudio es la mayor vulnerabilidad económica de las mujeres, que se explica por la enorme brecha salarial existente entre ambos sexos, sobre todo cuando se alcanza la edad de 65 años, ya que las consecuencias de la diferencia salarial durante la vida laboral  acaban repercutiendo en las pensiones. Sin embargo, también se señala que "que los ingresos procedentes de las pensiones permiten tanto a hombres y, en menor medida, a mujeres, permanecer relativamente ajenos a los ciclos económicos y a no caer por debajo del umbral de pobreza".


Esta diferencia se visualiza especialmente cuando se analiza el llamado indicador de independencia económica personal. Ahí es donde se ve que "la falta de autonomía en las mujeres es más del doble que la de los hombres en todos y cada uno de los años objeto de estudio, e incluso el triple en algunos años", señala el informe.


Además, destaca el hecho de que esta falta de autonomía económica se produce en  todas las franjes de edad analizada, siendo, además, más amplia conforme las edad aumenta.


TRABAJO Y VIVIENDA


Analizando el mercado laboral, las diferencias entre ambos sexos ligados a las personas que perciben un salario inferior a los dos tercios del salario medio son sensibles. El porcentaje de mujeres que perciben un salario inferior a los dos tercios del salario medio es el doble que el de los hombres. Aunque en los últimos años se ha reducido esta diferencia, la realidad es que la brecha salarial aumenta debido, entre otras razones, al hecho de que las mujeres se ven obligadas a aceptar, en numerosas ocasiones, trabajos a tiempo parcial o contratos temporales, lo que afecta a sus retribuciones y a sus cotizaciones sociales.


En cuanto a la vivienda, la brecha salarial también acaba afectando a la hora de encontrar una y el informe desvela que es mucho más difícil el acceso a una vivienda digna para una familia encabezada por una mujer que por un hombre.


De hecho, el informe señala que más de una cuarta parte de las familias encabezadas por una mujer sufren mayor sobrecarga económica que las encabezadas por un hombre. Por sobrecarga se entiende que los gastos generados por la vivienda (compra o alquiler y servicios básicos) suponga más de un 30 % del ingreso familiar.


SALUD Y EDUCACIÓN


También en cuestiones como la salud la brecha salarial tiene un impacto negativo superior en las mujeres respecto a los hombres. Problemas mentales, como la depresión y la ansiedad,  son detectados con mucha mayor frecuencia, prácticamente el doble, en las mujeres que en los hombres. Curiosamente, estos problemas van aumentando con la edad, sobre todo entre los 45 y los 64 años, aunque a partir de los 65 disminuyen sensiblemente.


A esto hay que unir los problemas físicos, que al igual que los mentales van aumentando con la edad. El informe del Observatorio Social de La Caixa señala que la falta de ejercicio físico y el sedentarismo son causas de este tipo de problemas, que acaban afectando más a las mujeres que a los hombres, aunque la diferencia se va reduciendo en los últimos años.


Grafico 2   La Caixa


Respecto a la educación, el informe señala que el bienestar tiene mucho que ver con la educación, aunque eso no se identifica con el nivel educativo ya que la tasa de abandono escolar en España es todavía muy elevado. En este parámetro, el porcentaje de varones que acaban abandonando los estudios es muy superior al de las mujeres. En 2017, el 22 % de los estudiantes varones de entre 18 y 24 años acabaron dejando los estudios, mientras que en el caso de las mujeres el porcentaje desciende hasta el 22 %.


Un dato relevante que refleja el estudio es que en la etapa de secundaria, las mujeres tienen una mayor competencia en comprensión lectora, mientras que los hombres la tienen en competencias matemáticas.


Otro aspecto que estudia el informe hace referencia a los hogares monoparentales encabezados por mujeres y refleja que tienen muchas desventajas respecto a los que encabezan hombres, sobre todo en el caso de que haya menores a su cargo.

Las desventajas provienen de la vulnerabilidad económica de las mujeres y de la sobrecarga de gastos, que alcanzan a más de la mitad de estos hogares, duplicando la tasa del resto de la población.


COMPARATIVA CON EUROPA


Comparando las cifras de España con el resto de los países europeos, queda constancia de que los porcentajes respecto a la vulnerabilidad económica son similares en los países de nuestro entorno, aunque queda patente que la brecha salarial es superior en España. En parámetros como educación, salud o vivienda, las mujeres españolas se encuentran en una peor posición que las de muchos países europeos.


Como conclusiones más importantes, el informe considera que es necesario mejorar las políticas públicas pare reducir las brecha salarial y acabar con la superior tasa de vulnerabilidad económica que se da entre la población femenina.


El informe recomienda que se tomen medidas para aumentar la presencia de mujeres en los consejos de administración de las empresas, acrecentar su participación en el mercado laboral, reducir las diferencias en las retribuciones económicas, combatir la violencia sexista y proteger y apoyar a las víctimas y poner en marcha políticas que reduzcan el porcentaje de mujeres que dedican su tiempo a trabajos no remunerados, que en la actualidad es hasta diez veces mayor que el que dedican los hombres.

relacionada La Fundación "la Caixa" da un millón de euros más a la campaña "Cap llar sense aliments"
relacionada La Fundación La Caixa destina 1,8 millones a seis proyectos contra el Covid-19

COMENTAR

Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil