viernes, 17 de septiembre de 2021 14:11
Opinión

"DON'T STOP ME NOW"

Manuel Fernando González Iglesias
Manuel Fernando González Iglesias

A Coruña, 1952

El candidato Rufián de Esquerra Republicana nos ha dicho en rueda de prensa que sin Artur Mas en la Generalitat no hay independencia. Los de la CUP han tomado buena nota, y se han ido corriendo a a RAC 1 y a Catalunya RÀdio, las dos emisoras de referencia institucional --vamos, las que solo le dan cera a los no independentistas, también llamados unionistas-- para moderar el mandato de sus bases, explicando a sus atónitos interlocutores, que, bueno, que todavía se puede investir a Mas, ya que en Diciembre habrá otra Asamblea. El más explícito ha sido Baños, que es el más elegante de los cupaires, quien ha dejado claro aunque nadie se lo ha preguntado que "no habrá tamayazo" quizás asustado porque en los despachos de las grandes empresas, que poco a poco van cambiando de sede institucional, tienen claro que este puede ser el camino que elegirían los antisistema para investir al presidente de la nueva República bananera que están construyendo quienes juraron que nos llevarían a la inmortal Ítaca sin apenas oposición.


No es de extrañar que en medio del exitazo de taquilla de 'Ocho apellidos catalanes' se haya colado este vodevil presidencial y que, como consecuencia de ello, la gente se muera de risa como nunca lo ha hecho en esta bendita tierra de gente seria y poco dada al chiste fácil. Es como si de repente hubiera surgido de la nada una compañía entera de Eugenios para alegrarnos la vida antes del 20D, fecha en la que finalmente se estrenará el acto sacramental y mariano conocido por el título de "el fin del bipartidismo", en todos los pueblos y ciudades de España para que nadie se quede sin su correspondiente entrada. Por cierto, ¿qué se hizo de los críticos que pusieron a parir la película de Emilio Martínez Lázaro antes de su estreno, especialmente en un diario tan serio como La Vanguardia? ¿Se habrán ido a Roma a visitar las catacumbas?


En fin, que con tanto tonto institucional y sectario de pacotilla, solo nos queda esperar a que pase esta plaga bíblica y que, por fin, podamos disfrutar de los buenos momentos que nos esperan en estas Navidades donde hasta Florentino Pérez será capaz de comerse el turrón en la Peña blaugrana del barrio madrileño de las letras sin que nadie se niegue a darle el abrazo navideño que todos nos merecemos, aunque el resto del año nos hayamos comportado como auténticos capullos. Y es que, por estas fechas, lo que vale este 2015 que se acaba es el “Don't stop me now”, que es como bautizó la cadena británica Sky 1 uno de sus concursos mas famosos y que aquí llegó a emitir Tele 5 con el más popular titulín de "Todo el mundo es bueno", que posiblemente no le cuadra mejor a la situación que finalmente les espera a algunos pasadas las doce uvas, especialmente a los Millet o a los Pujol.

COMENTAR

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil