lunes, 6 de julio de 2020 06:42
Opinión

JUNQUERAS PREFIERE VER A UN "OBISPO" CATALÁN QUE A MONTORO

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

El tripartito (ERC, CDC y los independientes) que gobierna Catalunya, no es un trío bien avenido y se les nota. Esas reuniones casi en secreto que realizan los consellers de ERC más Toni Comín y Raúl Romeva presidida por Oriol Junqueras sigue sin gustar al president Puigdemont. Le resta autoridad y le recuerda los otros tiempos del tripartito de la izquierda malavenida. Además, Junqueras ha conseguido hacerse suyos a los dos consellers “independientes”, pero no lo ha hecho por su encanto personal o ideológico, sino porque ellos piensan que CDC está muerta políticamente y que a ERC le queda más recorrido. Siempre hay que buscarse un buen padrino o un buen compañero de viaje.


Junqueras no asistirá a la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera que ha convocado para este viernes el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, su primera prueba de fuego y la ocasión perdida de “enfrentarse cara a cara” con el que tiene la tijera y la llave de la caja.


Sorprende esta actitud de dejación de funciones, pero es que el vicepresidente va a Roma, no a tirar monedas en la Fontana de Trevi, que no están las arcas del gobierno para eso, sino, en teoría, el motivo es asistir a un encuentro con agentes económicos catalanes con interesas en Italia y con representantes empresariales con negocios en Catalunya. Esa es la gran excusa, pero la verdad es que, el Junqueras es muy beato, de los de misa y su presencia en la capital italiana será aprovechada para saludar y estar un rato con el nuevo exarcado -obispo- de los católicos griegos del rito bizantino, el monje de Montserrat Manuel Nin que fue nombrado el pasado mes de febrero. Con su Santidad, Don Oriol no tiene previsto verse…pero le gustaría…


Al encuentro con Montoro envía a Raúl Romeva, el “ministro de asuntos exteriores”, economista de profesión y ecologista en sus ratos libres. No va solo a Madrid, sino que, Junqueras le ha puesto la escopeta de Aragonés, por si acaso…


Las decisiones que afectan al gobierno, no son consultadas, habladas con el presidente, que se siente ”marginado” y falto de autoridad. Los roces son más de lo habitual, por mucho que lo disimulen en público. Hay voluntad ya que no es bueno dividir al independentismo, que ya está perdiendo fuelle; y porque no queda más remedio que mantener las formas, pero ¿y el fondo? Además están las elecciones generales a la vuelta de la esquina y no conviene espantar al personal. 


Las visiones de las cosas y las estrategias son muy diferentes, lo mismo que los tiempos, por eso, las cosas no son lo que parecen entre ERC y CDC.


.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil