miércoles, 22 de noviembre de 2017 12:01
Opinión

MARINE LE PEN Y LA TEORÍA DEL MAL MENOR

José Miguel Villarroya
José Miguel Villarroya

MarineLePen


Santo Tomás de Aquino, en su tratado sobre el libre albedrio, afirmaba que en la vida había situaciones donde sólo se podía escoger lo malo, por ello debíamos elegir el mal menor que impidiese que se produjera un mal mayor.


Es lo que ocurre hoy en Francia con la segunda vuelta de las presidenciales. No comparto la ideología de ninguno de los dos candidatos, los dos me parecen malos; pero en consonancia con el Doctor de la Iglesia entiendo que, en esta ocasión, el mal menor es Marine Le Pen.


Macron se presenta como un político líquido, es decir adaptable a lo que le interese en cada momento, afirma no ser de derechas ni de izquierdas, la nada ideológica, pero la verdadera realidad es que es el lobo con piel de cordero de las élites financieras y económicas, que han llevado la miseria por el mundo, y que pretenden que todo siga igual.


Su programa esconde un plan neoliberal de primer nivel, con exenciones fiscales a los ricos y a los bancos, despidos de funcionarios, reducir el tiempo del subsidio de paro, y demás ayudas sociales; amén de deslocalizaciones de empresas a terceros países donde la cobertura sindical es casi inexistente y los salarios paupérrimos.


¿Cómo pueden defender los sindicatos y los partidos de izquierdas semejante programa? Muy fácil, son víctimas de la ideología dominante, que afirma que hay que defender los valores de la República y de la democracia, olvidando que sin justicia social no existe democracia. Y es más, pregunto ¿son valores de la República la miseria, la desigualdad, la pauperización de amplias capas de la población, etc? Pues bien, este es el programa de Macron.


Como mínimo la señora Le Pen es algo, tiene ideología y no la esconde. En el plano social defiende la jornada de 35 horas, la subida del salario mínimo y una renta básica; aspectos que Macron o quiere suprimir o ya ni siquiera tiene en cuenta.


En cuanto al tema de la inmigración léanse los programas y verán que la diferencia es mínima. El miedo de las élites está en el tema de la UE, ya se sabe, hay que defender las mamandurrias. El problema es que ganará Macron y es que el rebaño cada día es más dócil y feliz de serlo, y el pastor cada vez más fuerte y contento con el rebaño.


COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil