lunes, 13 de julio de 2020 12:55
Sociedad

​Las dietas altas en carbohidratos y bajas en proteínas pueden ayudar mantener a raya la demencia

|

Un plato de pasta


Las dietas que permiten comidas reconfortantes como pasta, tostadas y otros carbohidratos pero limitan las carnes rojas y las proteínas pueden ayudar a mantener la demencia a raya, según un estudio sobre el envejecimiento cerebral.


A pesar de la popularidad de vivir con bajo contenido de carbohidratos entre los fanáticos de la salud y los que buscan mantener una figura delgada, parece que el secreto para mantenerse mentalmente en forma en los últimos años podría residir en restringir las proteínas, hallaron investigadores en Australia.


Aunque el estudio se llevó a cabo en ratones, sigue el modelo de las dietas de algunas de las regiones del mundo con mayor esperanza de vida saludable, como Okinawa en Japón y en el Mediterráneo.


Se descubrió que las dietas en las que las proteínas se mantenían entre el 5 y el 10 por ciento, pero las calorías procedentes de los carbohidratos aumentaban, tenían los mejores resultados. Los autores dicen que esta podría ser una opción más sabrosa que renunciar a los alimentos básicos con almidón.


"Actualmente no existen tratamientos farmacéuticos eficaces para la demencia -podemos retrasar estas enfermedades, pero no podemos detenerlas-, así que es emocionante que estemos comenzando a identificar dietas que están afectando la forma en que envejece el cerebro", señaló Devin Wahl, autor del estudio publicado en la revista 'Cell Reports'.


Los ratones fueron alimentados con una dieta controlada por calorías en la que se fijaba la ingesta de grasas, pero los carbohidratos y proteínas con almidón, procedentes de la proteína de caseína que se encuentra en el queso y la leche, variaban.


Los ratones con la dieta más baja en proteínas se desempeñaron mejor en las pruebas de resolución de problemas en laberintos a todas las edades, aunque los mejores resultados se observaron en las mujeres. También estudiaron su hipocampo, la región del cerebro responsable del aprendizaje y la memoria.


"El hipocampo suele ser la primera parte del cerebro que se deteriora con enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer", dijo el profesor David le Couteur, que dirigió el estudio en la Universidad de Sydney.


"Sin embargo, la dieta baja en proteínas y alta en carbohidratos pareció promover la salud y la biología del hipocampo en los ratones, en algunas medidas en un grado aún mayor que las de la dieta baja en calorías."


Las dietas muy bajas en calorías han sido ampliamente estudiadas como una forma de vivir más tiempo, y de manera crucial para evitar el deterioro mental y la enfermedad de Alzheimer en etapas posteriores de la vida.


Sin embargo, los resultados más sólidos proceden de monjas y órdenes religiosas que ayunan regularmente, y la devoción monástica a la restricción calórica hace que la dieta sea inadecuada para mejorar la salud de la población en general.


"A la mayoría de las personas les resulta difícil restringir las calorías, especialmente en las sociedades occidentales, donde los alimentos están disponibles de forma tan gratuita", añadió Wahl.


"Es muy prometedor que hayamos sido capaces de replicar el mismo tipo de cambios genéticos en la parte del cerebro responsable de la memoria que también vemos cuando restringimos severamente las calorías".


El grupo ha mostrado anteriormente cómo las dietas bajas en proteínas y altas en carbohidratos pueden aumentar la esperanza de vida, en gran medida al promover corazones más sanos, y este estudio se suma a estos hallazgos.


En particular, encontraron que los ratones que seguían una dieta de proteínas del 5 por ciento tenían niveles más altos de una hormona llamada FGF-21, que está estrechamente relacionada con la reducción del riesgo de enfermedad cardiaca, así como con afecciones metabólicas como la diabetes y la obesidad.


Las últimas dos condiciones aumentan el riesgo de demencia, que puede ser causada por derrames cerebrales y ataques cardíacos que privan al cerebro de oxígeno, así como por daños a largo plazo causados por la presión arterial elevada que puede dañar los capilares finos del cerebro.


El Dr. James Pickett, jefe de investigación de la Alzheimer's Society, dijo: "Esta dieta parece promover algunos aspectos del envejecimiento cerebral saludable en ratones, pero no sabemos si tendría los mismos efectos en las personas o si podría afectar el riesgo de desarrollar demencia.


"Aunque este estudio analizó el envejecimiento cerebral en general y no la demencia en particular, la creciente evidencia destaca la relación entre los factores del estilo de vida como la dieta y el riesgo de demencia, por lo que la Alzheimer's Society está financiando un estudio a largo plazo de 700 personas en riesgo de demencia para comprender mejor estos vínculos.


"Como todavía no hay nada que frene o detenga la demencia, la prevención es la clave, y sabemos que cambios sencillos como comer saludablemente y hacer ejercicio regularmente pueden reducir nuestro riesgo, así que ¿por qué no cambiar las cajas y las galletas por una caminata enérgica?

COMENTAR

Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil