sábado, 6 de junio de 2020 15:36
Opinión

​TRATAMIENTO DEL COVID19 CON HIDROXICLOROQUINA

Roberto López López
Roberto López López
Doctor en Farmacia y diplomado en Gestión Clínica

La hidroxicloroquina se trata de un derivado de la quinina. La quinina es un medicamento antiguo y fue el primer tratamiento efectivo contra la malaria.


El primer conocimiento que se tiene del mismo data del siglo XVII; cuando los españoles en América latina vieron a los nativos  tratar la malaria con unos polvos de la corteza del quino, remedio que pronto se dio a conocer en España y en el resto de Europa.


Pasaron 2 siglos hasta que se descubrió la utilidad de la quinina como fármaco antirreumático y en 1894, se describió su utilidad en  la curación de las lesiones cutáneas del lupus.


Durante muchos años, además de usarse para prevenir el paludismo, fue un medicamento utilizado para tratar la artritis y el lupus, aunque dados sus graves efectos secundarios, cayó en desuso.


Pero si en el siglo XVII estuvo en boca de todos, se puede decir que estos días todavía lo está más. Se ha usado con éxito en Wuhan (China) para el tratamiento del coronavirus, se está empezando a utilizar en Francia y Alemania incluso ha reconocido que está haciendo acopio masivo del fármaco para afrontar la epidemia.


Muestras de nuevo coronavirus en un centro de la ciudad galesa de Cardiff



El efecto de este compuesto se basa en limitar la capacidad de reproducción del virus, limitando su capacidad patógena. Bloquea la entrada del virus en la célula e inhibe el metabolismo, lo cual interfiere con la habilidad del virus para replicarse. Modifica el contenido de azúcares de las proteínas de nuestras células que actúan como receptores para el virus y hace que se reconozcan peor e impide la entrada.


También baja el pH en el líquido del interior de la célula. El virus, al entrar, forma una vesícula que debe deshacerse para que pueda fusionarse y producir la infección, pero si el pH es inadecuado, esta vesícula no consigue romperse.


Pero todavía mayores son las expectativas de la utilización conjunta del mismo con otro antibiótico muy conocido en la actualidad, la azitromicina. Un estudio realizado mostraría una curación del 100% de los pacientes, resultado muy prometedor a no ser por el hecho de que el grupo de trabajo era muy pequeño (unos 30 individuos).


En el gran desierto terapéutico que atravesamos en este momento en el tratamiento del covid19 nos aferramos a cualquier asomo de evidencia para un posible tratamiento, incluido un estudio como este difícilmente hubiera interesado en otras circunstancias


Aunque Alemania lleva días haciendo acopio masivo de este producto por todo el mundo, los laboratorios españoles han reaccionado de forma muy solidaria ofreciendo los stocks de este medicamento, sólo nos queda la esperanza de que su eficacia sea real y contribuya a salvar muchas vidas en nuestro país.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil