martes, 17 de septiembre de 2019 04:21
Editorial

LA DIADA DE LA DIVISIÓN DE LOS CIUDADANOS Y LOS PARTIDOS

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital


Diada 5

Manifestación independentista de Reus - Diada 2016


La Diada de este 2016 ya ha pasado y, como siempre, con diferencias de cifras de participantes dependiendo de la fuente: los organizadores, las respectivas guardias urbanas de los lugares en los que se han celebrado actos, la Delegación del Gobierno y SCC. Cada uno ha dicho la suya, uno aumentando los asistentes, otros más ajustados y los otros bajándolos. Nada nuevo, como siempre ocurre con las manifestaciones. Si todos están contentos, mejor para ellos, pero engañarse no lleva a ninguna parte.


La realidad es la que es y el número de personas que han participado este año en la Diada independentista ha sido bastante menos. De hecho, me atrevería a decir que la participación ha caído en más de la mitad y eso que ha ido la alcaldesa Colau y sus “asesores” y guardia pretoriana, Gerardo Pisarello, Xavier Doménech y Fachín de Podemos. Creo que estos políticos no saben quiénes son sus votantes, que de independentistas no tienen nada. Que se lo pregunten al PSC, granero de votos que han perdido a favor de ellos.


La unidad de los partidos y coaliciones en los actos de la Diada se ha visto que no es tal y que cada uno tira para su casa. En el acto de Sant Boi, de ERC y la CUP, los republicanos dejaron fuera a la antigua CDC y buscaron alianzas con los de Podemos. ¿El próximo tripartito que gobierne la Generalitat? Muchas personas han querido ver en esta escenificación lo que puede pasar en un futuro inmediato. Mientras, la CUP ha ido por libre en la manifestación de la tarde, convocando a sus seguidores en la Plaza Urquinaona. La unidad ha saltado por los aires y ERC ha dejado más tirada que una colilla a CDC y no se esconde.


El paso dado por el presidente de la Generalitat con su presencia en la manifestación; la presidenta del Parlamento de Catalunya y la alcaldesa de la capital de Catalunya ha puesto de manifiesto el poco respeto que ellos tienen por las instituciones que representan, que en teoría no deben ser partidistas. Dicen que cualquier acción de las personas y de los representantes de los ciudadanos tienen consecuencias y ellos no son ajenos a las mismas. Hay que predicar con el ejemplo y no hacer lo contrario de lo que se dice.


Ahora estamos en el día después. ¿Ha cambiado alguna cosa? Todo sigue igual, solo la ilusión de las personas que han participado en alguna de las manifestaciones, la desilusión de los que no han querido ir o de los que pasan de la política habrá cambiado por unas horas, para volver de nuevo a sus trabajos, -para aquellos que los tienen-, y nuestros gobernantes a seguir haciendo política partidista sin entrar de lleno en aquellas cosas que les afectan directamente a los ciudadanos. 

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil