domingo, 16 de junio de 2019 23:26
Opinión

CÓMO GANAR A MESSI EN UN PARTIDO DE FÚTBOL Y SER MÁS INTELIGENTE QUE EINSTEIN

Ángel Piñeiro
Ángel Piñeiro

Nacido en Santiago de Compostela en 1973. Realizó su licenciatura en Física y su doctorado en Física Aplicada en la Universidad Compostelana. Fue Profesor Asociado durante 6 años en la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México. Realizó un postdoctorado en la Universidad de Groningen y fue investigador visitante en la Universidad de Southampton y en el Instituto Laue-Langevin (Grenoble). Es autor de numerosas publicaciones internacionales dedicadas principalmente al desarrollo de modelos y simulación computacional de interacciones entre moléculas. Es también socio fundador de las spin-off de la USC “Sofware 4 Science Developments S. L.” y “MDUSe Innovations S.L.”. Actualmente es Profesor del Departamento de Física Aplicada de la USC y colabora activamente con las spin-off de las cuales es promotor. Aficionado a las nuevas tecnologías, a la ciencia ficción y al running.

Inteligenciacooperacion


Si te piden que hagas un dibujo con un solo punto no hay más posibilidad que escoger el lugar en el que lo sitúas sobre una hoja. Si te dejan utilizar 2 puntos, puedes jugar también con la distancia entre ellos… y si te dan 10.000 puntos probablemente puedas dibujar, con mayor o menor calidad y resolución, prácticamente cualquier objeto.


Esos puntos serán democráticos en el sentido en que todos son equivalentes. La ausencia de uno de ellos, rebajará el resultado del conjunto y cada uno, de manera individual, vale mucho menos que su aportación al dibujo global. Hormigas, abejas y muchos otros insectos se organizan de manera espectacular, dando lugar a superestructuras que funcionan de manera muy eficiente y en las cuales cada miembro del colectivo sabe perfectamente qué hacer en todo momento. 


Existen muchas otras maneras de ilustrar la importancia de la combinación de unidades pequeñas para dar lugar a entes más sofisticados. Por ejemplo, un ser vivo está compuesto de sistemas que a su vez están formados por órganos construidos a partir de tejidos que contienen células formadas por la unión de moléculas más o menos complejas, constituidas por átomos.


Es posible reducir todavía más la escala de los elementos constituyentes de la materia viva pero, considerando nuestro objetivo en esta nota, nos conformaremos con una reducción a átomos. Como en el ejemplo de los puntos, un organismo vivo es mucho más que la simple unión de átomos.


La combinación de elementos individuales puede también seguir una simple regla aditiva pero por lo general hay cierta interacción entre las partes que hace que globalmente se comporten de manera más elaborada de lo que a priori cabría esperar. Existen muchos más ejemplos en los que el poder de la unión se manifiesta de manera muy clara. Quizá uno de los más espectaculares es el de las neuronas en el cerebro, que se comunican a través de miles de billones (1000000000000000=10 elevado a 15) de sinapsis.


¿Cómo funcionaría un cerebro con el doble de neuronas pero sin comunicación entre ellas? La clave para que un sistema funcione mejor que la unión de sus partes está en la comunicación entre las mismas, con un efecto sinérgico que transforma la suma en multiplicación.


La palabra inglesa TEAM, cuya traducción al español es EQUIPO, se ha utilizado como acrónimo de “Together Everyone Achieves More”, que significa “juntos cada uno conseguirá más”. Por otro lado, la famosa frase que dice “divide y vencerás”, es una manera contrapuesta de decir lo mismo. Los conceptos de unión y comunicación, pueden aplicarse a numerosas áreas: deporte, educación, ciencia, política, medicina, etc. 


Impide la comunicación entre un virus y un organismo vivo y el virus será incapaz de dañarlo, plantea un partido de fútbol entre 11 jugadores mediocres pero bien organizados y otros 11 jugadores excelentes pero totalmente descoordinados, que no se pasen la pelota, y probablemente ganen los primeros.


Creo que pocos dudan de que si los políticos se uniesen para resolver los problemas de los ciudadanos, los resultados serían bastante mejores que si se dedican exclusivamente a sabotear a sus opositores o a buscar su beneficio personal. La colaboración en investigación está a la orden del día y es probablemente la mejor manera de conseguir grandes logros. En docencia deberían también poder aplicarse estos principios para que los alumnos aprendan de manera más eficiente.


En un estudio publicado el pasado mes de Marzo en Psychological Science Julia Zavala y Deanna Kuhn, de la Universidad de Columbia, concluyen que simulando discusiones entre partes alrededor de un nuevo concepto se alcanza una mejor comprensión del mismo. Esta conclusión podría reinterpretarse afirmando que pensar de manera colectiva, con partes reales no simuladas, permite al conjunto alcanzar un mayor grado de comprensión, y por tanto de inteligencia, que la que alcanzaría cada una de las partes por separado. Extrapolando este razonamiento podríamos deducir que aunque nuestro coeficiente intelectual no sea el de Einstein, sería posible alcanzar el mismo grado de entendimiento, o incluso mayor, si fuésemos capaces de pensar colectivamente con otras personas.


De la misma manera que Messi y Cristiano Ronaldo no podrían, de manera individual, ganar un partido de fútbol a un equipo de 11 jugadores de nivel medio, la inteligencia de Einstein se podría quedar corta comparada con el resultado de 11 personas de coeficiente medio que fuesen capaces de pensar de manera colectiva de manera eficiente… algo que quizá valdría la pena aprender a hacer.


Parte de lo que acabamos de exponer es especulativo pero parece, al menos a quien lo escribe, bastante evidente. Existe sin embargo una tendencia natural en los humanos al individualismo y al enfrentamiento. Si 1+1 puede ser más de 2 y 2+2, más de 8 ¿no sería más inteligente unir fuerzas en todos los ámbitos para resolver problemas en lugar de invertir tiempo y esfuerzo en enfrentamientos?



Artículo publicado originalmente en Galiciapress.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil