domingo, 20 de octubre de 2019 05:54
Ciencia e investigación

​Los microplásticos están en todas partes y no sabemos cuáles son los riesgos

|

Plasticosmicroplas


La investigación sobre los microplásticos se está intensificando a medida que los científicos se apresuran a descubrir exactamente hasta dónde se extienden por todo el mundo y qué efectos están teniendo estos diminutos fragmentos de plástico en los ecosistemas y en el cuerpo humano.


Un estudio realizado en octubre encontró microplásticos presentes en más del 90% de las marcas internacionales de sal de mesa.


En el mismo mes, un estudio piloto encontró microplásticos en las heces humanas por primera vez, con los ocho participantes de diferentes naciones de todo el mundo que dieron positivo.


Otro estudio publicado a principios de este año observó microplásticos en el 90% del agua de las botellas de agua de marca.


Los microplásticos son pequeños fragmentos de plástico que han sido separados de piezas más grandes de plástico envejecido; el término incluye microesferas de limpiadores faciales y fibras de telas sintéticas.


Los estudios han indicado que el 99% del plástico que se ha liberado al medio ambiente marino se ha convertido en microplástico, en gran medida inidentificable a simple vista.


La definición de tamaño de los microplásticos varía de cinco milímetros a partículas nanoscópicas.


El problema de las piezas diminutas y fragmentadas de plástico que empeoran la contaminación fue descrito por primera vez en la literatura científica por el biólogo marino californiano Ed Carpenter en 1972. El artículo, publicado en Science, describía una masa de pequeños trozos de plástico erosionados que flotaban en la superficie del Océano Atlántico Norte, y Carpenter especuló que el aumento de la producción de plástico seguramente llevaría a un aumento de estos pequeños trozos.


Los microplásticos son ahora aparentemente omnipresentes en el entorno natural. Se han detectado en abundancia en el agua del océano, en los ambientes de agua dulce, en el suelo agrícola, flotando en el aire urbano y en el aire del Ártico, y congelados en el hielo del Ártico.


Plásticos en el mar


El Dr. Paul Harvey, científico ambiental de Environmental Science Solutions, dice a 'BuzzFeed News' que la aparición de los microplásticos en un número tan vasto de lugares es comparable al amplio uso industrial del plomo metálico venenoso antes de que se descubriera que contaminaba el agua y el suelo.


Harvey señala que los microplásticos son tan comunes en el medio ambiente, "parece que ya nada es seguro".


"Me preocupa en el sentido de que se trata de un problema a gran escala a nivel mundial, y aunque existen grandes soluciones, y existe un movimiento social masivo para reducir el plástico, hay un legado de 30 a 40 años de contaminación plástica que entra en el medio ambiente".


El impacto de los microplásticos en el funcionamiento de los cuerpos es todavía poco conocido. Sin embargo, la investigación está comenzando a indicar que pueden tener un efecto profundo en la función celular debido a la contaminación química.


Cuando los plásticos se descomponen, liberan sustancias químicas, algunas de las cuales tienen efectos tóxicos en las células vivas.


Hay dos cuerpos de pensamiento sobre los efectos de los microplásticos en los organismos: pasan sin afectos a través del estómago; o liberan sustancias químicas, que luego son absorbidas por el tejido circundante.


Algunos estudios han demostrado que la ingestión de microplásticos tiene poco efecto sobre ciertas criaturas marinas como la larva de erizo, pero hay investigaciones que sugieren que en especies con mayor contenido de grasa corporal, la fertilidad, la actividad metabólica y la función cerebral pueden verse afectadas. Esto se ha visto en peces depredadores que ingieren peces más pequeños con altas concentraciones de microplásticos en sus sistemas.


Harvey indica que hay cada vez más evidencia científica para la teoría de que cuando los animales ingieren microplásticos, esos químicos potencialmente peligrosos son absorbidos por las áreas grasas de los tejidos.


Esto significa que los microplásticos y los productos químicos que emiten al descomponerse entran en la cadena alimentaria.


"Por ejemplo, usted no iría a su huerto y vertería aceite crudo sobre él, y luego comería las verduras", dijo Harvey.


"Pero por alguna razón divertida, porque no podemos ver necesariamente los plásticos, está de alguna manera separado."


Esta ingestión de microplásticos a través de la cadena alimentaria fue destacada por un estudio publicado en octubre, que encontró microplásticos, fibras de rayón y fibras de algodón presentes en los mejillones vendidos en los supermercados del Reino Unido.


Harvey cree que los microplásticos podrían ser absorbidos por el cuerpo humano de la misma manera que los bifenilos policlorados (PCB), que antes eran químicos ampliamente utilizados como refrigerantes industriales antes de la regulación a gran escala. Se descubrió que los PCB se transmiten a través de la leche materna y se han asociado con el desarrollo de cáncer, daño al sistema nervioso, déficits cognitivos en los niños y alteración de la función reproductiva.


Aunque no se han realizado ensayos en humanos, varios estudios han indicado que la presencia de fragmentos microplásticos extremadamente pequeños en los vasos sanguíneos de los mamíferos (específicamente, hámsteres) puede inducir coágulos sanguíneos y alterar la actividad cardíaca.


Otros investigadores han dicho que es simplemente demasiado pronto en la investigación para llegar a conclusiones sobre los peligros de los microplásticos.


Harvey cree que la producción de plástico debe detenerse en todo el mundo.


"La UE, por ejemplo, ha prohibido los plásticos de un solo uso, por lo que es una gran manera de reducir la entrada de plástico en el medio ambiente... si se detiene el flujo de grandes plásticos, entonces la[creación de] microplásticos eventualmente también se detendrá".

relacionada Casi toda el agua embotellada está contaminada con microplásticos
relacionada Niveles récord de plástico en el hielo del Ártico
relacionada Encuentran una ballena muerta en Indonesia con 1.000 piezas de plástico en el estómago
relacionada Los peces amazónicos también están contaminados por partículas de plástico

COMENTAR



Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil